18/04/18

Cómo se deben transportar las frutas

A nivel mundial, España se coloca en los primeros puestos de ranking en cuanto al consumo y producción de frutas. Desde RFL te vamos a explicar cuales son las buenas prácticas y recomendaciones para transportar frutas ya sea de manera terrestre, marítima o aérea.

El consumo de frutas en España

Según el último informe del consumo de alimentación en España, elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en 2017 se consumieron alrededor de unos 4.369 millones de kilos de frutas en los hogares españoles. En comparación al ejercicio anterior esa cifra bajó de un 1,2% mientras creció el gasto de un 3.7%.

Entre las tres frutas más consumidas en España, nos encontramos primero con la naranja. Producida en mayor parte por la Comunidad Valenciana, la naranja se consumió alrededor de 860 millones de kilos. El plátano ocupa la segunda posición de la tabla con un consumo total de 533 millones de kilos. Luego, en el tercer puesto está la manzana con 477 millones de kilos.

Estas cifras nos dan a entender la especial importancia que cobra el transporte de frutas en nuestro país, puesto que es un sector con mucho potencial, por tanto su transporte se tiene que realizar con sumo cuidado.

¿Cómo se deben transportar las frutas?

Las frutas pertenecen a la categoría de productos perecederos y como tales, su transporte atiende a una serie de características y directrices propias.

Primero, el embalaje de la mercancía debe seguir unas reglas. Las frutas deben ser manipuladas con cuidado durante el transporte, por lo cual se debe mencionar en el embalaje una nota de información sobre cómo manipular la mercancía. También, es recomendable usar un embalaje resistente y estable para proteger la fruta contra los eventuales golpes. En la etiqueta del embalaje debe figurar información sobre la fruta, el transportador, el origen y el destino de entrega de la mercancía.

La segunda característica esencial para un correcto transporte de frutas es el mantenimiento de la cadena de frío durante toda la travesía. Es imprescindible mantener la fruta a una temperatura controlada para que llegue en óptimas condiciones al consumidor final.

Por ello, tanto para el transporte como para el almacenaje es importante de utilizar contenedores frigoríficos. Como ya explicamos en otro artículo, existen varios tipos de contenedores para el transporte de alimentos perecederos. Estos contenedores ademas de producir frío tienen la capacidad de mantener una temperatura estable a lo largo del transporte. Un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora transportar frutas, más aún ahora que se acercan los meses más calurosos del año y de mayor consumo de fruta y verdura.

En RFL nos ocupamos de gestionar el transporte de alimentos perecederos como las frutas. Como empresa de logística sabemos la importancia de que tu mercancía llegue en buen estado a su destino. Por ello, cuidamos al máximo la protección de las mercancías durante su travesía.

Transportar frutas